10a. ¡Jamás te rindas! (Never give up!)

October 4, 2020

In this episode, Sergio from Mexico shares a story about how he was diagnosed with stage 4 cancer, everything he went through with his treatment, and how he was finally able to overcome it.

A full transcript of this episode is available at https://icanspeakspanish.com/10a-jamas-te-rindas-never-give-up/

Welcome to I Can Speak Spanish. This episode is completely free.

Reminder: Members get access to additional episodes, full transcripts, and note taking. Here are a just a few of the episodes you’re missing out on by not being a member:

[00:00] Welcome to the icanspeakspanish.com podcast. If you’ve ever wanted to be more confident when speaking Spanish, this is the podcast for you.

[00:09] Each episode consists of two parts. In the first part, we bring you interesting stories from Spanish speakers all over the world to improve your listening. In the second part, we break down each line from the story in English, give you time to say the line out loud in Spanish, and then tell you the correct response for the line, so you can build your vocabulary, improve your pronunciation, and practice your speaking.

[00:34] We offer full transcripts of our episodes at icanspeakspanish.com. For access to additional episodes and other tools to help accelerate your learning, become a premium subscriber today.

[00:55] Bienvenidos al episodio de hoy “¡Jamás te rindas!”

[01:00] Mi nombre es Sergio. Vivo en México, así que el español que voy a utilizar es de Latinoamérica. En este episodio, les voy a contar una experiencia de mi vida.

[01:12] Vamos a empezar.

[01:14] Mi experiencia comienza el día que mi padre me llamó. Yo vivía en una ciudad que se llamaba Veracruz y tenía tiempo de no ver a mi padre porque él vivía en Piedras Negras en Coahuila. Coahuila es un estado que está cerca de la frontera. Mi padre trabajaba en un hotel, así que recibíamos muchas personas que iban y venían todos los días.

[01:37] Durante esas vacaciones conocí a unos estudiantes que venían de la ciudad de Austin, Texas. Ellos se quedaron una semana y empezaron a platicar conmigo y yo a interactuar con ellos también. Así que un día uno de ellos me hizo la invitación para ir a Estados Unidos a vivir en la ciudad de Austin, Texas.

[01:55] Jamás había salido del país, así que tuve el interés de poder hacerlo. ¿Por qué no? Es una muy buena oportunidad, así que me trasladé a Austin, Texas. Conocí una ciudad cosmopolita, llena de estudiantes, llena de vida. Siempre había algo que hacer en la ciudad de Austin. Era muy interesante.

[02:17] Me tomó un poco de tiempo aprender cómo vivir con otro tipo de cultura y con otro tipo de leyes, pero es muy agradable. Después de un tiempo conocí a la que es ahora mi esposa Jana. Jana es de Alemania, pero llegó a estudiar a Estados Unidos. Después de un tiempo nació mi hija, Valeria.

[02:39] Cuando Valeria tenía tres meses empecé a sentir algún tipo de molestia en la garganta. No le tomé atención hasta que mi mandíbula empezó a dejar de abrirse como siempre. Empecé a tener problemas con la respiración, así que fui al doctor. El doctor se extrañó y me dijo que tenía que ir urgente al hospital grande.

[02:59] Al principio no creí que fuera algo tan grave, tal vez una infección o algo semejante. Cuando llegué al hospital principal me hicieron análisis y exámenes. Después de tantos análisis que me hicieron el mismo día, entraron tres doctores y me dieron la noticia que nadie quiere escuchar en su vida, “Sergio, tienes cáncer y la etapa es cuatro.” Mi pregunta fue “¿Cuántas etapas hay?” Y me dijeron, “Cuatro.”

[03:27] En ese momento mi vida cambió. ¿Por qué? ¿Por qué a mí? ¿Por qué yo? ¿Por qué me está pasando esto? Tenía tantos planes y tantos proyectos para poder hacer. No sabía qué hacer.

[03:43] Mi hija estaba a mi lado y fue lo que me hizo preguntarle al doctor, “Doctor, ¿qué puedo hacer en ese momento?” El doctor no se mostró optimista y simplemente dijo, “Bueno, podemos intentar hacer algo.” Entonces, en ese momento tomé la decisión, tuve que tomar la determinación de quedarme en el hospital. Así empezó esta experiencia que les voy a platicar.

[04:08] Al día siguiente me ingresaron al hospital. Empezaron los análisis, las coincidencias, el ir y venir de enfermeras, doctores, camilleros, etcétera. Era algo completamente nuevo para mí. Me explicaron detalladamente qué es lo que iba a pasar. Tratamientos como quimioterapia, radioterapia, terapeutas, psicólogos, psiquiatras, capellanes. Eran tantas personas involucradas que no sabía yo qué hacer. Mi esposa me ayudaba a hacer las llamadas y las citas médicas. Era algo increíble. ¡Había tantas cosas por hacer! Cuando empezamos la quimioterapia, fue algo completamente diferente. Sí, créanme que no es completamente agradable, pero tienes que hacerlo.

[04:57] ¿Cuál es la mejor actitud que puedes tomar ante esta situación? Simplemente aceptarlo, controlarte y ser optimista. Si eres optimista, las cosas van a cambiar mucho para ti. Empecé a reírme. Empecé a tratar de ser una persona completamente diferente. Empecé a no pensar directamente en la enfermedad, sino a afrontar la enfermedad y a pelear con esa nueva situación que estaba pasando.

[05:23] Ir y venir todos los días a mi departamento del hospital a mi departamento, conseguir citas y tantas cosas. Cada vez que salía, veía el cielo tan azul. Cada vez que salía, apreciaba tanto el aire, tanto el cielo, tanto la brisa que me acariciaba. Apreciaba tantas cosas que veía que antes no las había aquilatado.

[05:48] Después de un tiempo, la quimioterapia dio paso a la radioterapia y los dos conjuntos empezaron a hacer merma en mi cuerpo. Sin embargo, yo me sentía muy optimista porque mi esposa estaba conmigo, porque tenía una hija también por quien vivir.

[06:04] Empezaron a cambiar tantas cosas. Yo veía a los doctores que sonreían todo el tiempo y que eran tan amables, así que yo también empecé a sonreír con ellos, empecé a hacer bromas, empecé a hacer chistes, empecé a tratar de jugar con ellos. Conocí a tantas personas en el hospital, pacientes con los que yo hablaba, jugaba, con los que corríamos en sillas de ruedas.

[06:27] ¡Eran tantas cosas bonitas que aprendí! Cada vez que me paraba en la ventana del hospital y veía el ir y venir de todas las personas que tenían una vida normal, lo extrañaba. De vez en cuando los doctores me llamaban, me hacían análisis y me volvían otra vez a mandar a mi casa. Había muchos días que me deprimía y estaba muy triste, pero también había días que me hacían reír.

[06:52] Tantas cosas cambian en tu vida cuando tienes un diagnóstico de una enfermedad terminal. Aprendes a ver la vida de otra manera y lo aprecias. Aprendes que todo no es tan molesto. Y si todavía tienes la incertidumbre de no saber qué es lo que va a pasar, el ser optimista y acogerte a cualquier fuerza del universo, llámese como se llame para ti o la religión que tú tengas, simplemente ¡no te rindas! ¡jamás te rindas!

[07:22] Es algo muy importante que todos podamos entender esto. Yo lo entendí de una manera. Hay muchas veces en las que te sientes cansado y devastado por los problemas que pasan día a día. La situación económica, los familiares, las peleas, las discusiones o los problemas en el trabajo. Cuando tienes cáncer eso ya no importa. Aprendes a ver la vida de otra forma, aprendes a ver las nubes, a disfrutar la brisa del aire que te acaricia todas las mañanas. Aprendes a disfrutar el granizo que te cae en la noche, la nieve, el sol, todo lo que tienes alrededor y tiene más valor y más plusvalía para ti y para tu vida.

[08:04] Después de varias cirugías y varios tratamientos, un día recibí esa llamada, esa llamada que también te vuelve a cambiar tu vida. Mi doctora oncóloga me dijo que tenía una cita para el día siguiente en la mañana. No sabía qué decir y no sabía qué pensar. Esa noche me acuerdo que no dormí. Al día siguiente mi esposa y yo fuimos. Esperamos casi una hora en la consulta cuando me hicieron pasar. Cuando entré en ese consultorio, la doctora no estaba. No sabía qué era lo que iba a pasar hasta que la doctora llegó, sacó unos papeles y me dijo, “Sergio, el cáncer se ha ido.”

[08:42] En ese momento me derrumbé. Quise dar gracias a todos los que estuvieron conmigo – mi familia, mis amigos, los doctores, las enfermeras, los camilleros, todas aquellas personas que estuvieron envueltos en esa situación. Es tan grande sentir que tienes una oportunidad otra vez. Es tan grande sentir que tienes una oportunidad de vida, de poder seguir estando con personas que quieres, de poder hacer las cosas y saber que puedes seguir logrando tantas.

[09:14] A veces, cuando la gente te dice que no se pueden hacer las cosas, puedes cambiar de opinión. Lo más importante es la salud y estar vivo. Normalmente vivimos día a día y no prestamos atención a las cosas. Normalmente vivimos día a día en el trabajo y en una rutina, en un círculo vicioso.

[09:35] Cuando tienes otro tipo de perspectivas de vida, ahora cada día es completamente diferente. Cada día que abro mis ojos le doy gracias a esa fuerza increíble. Cada día estoy más agradecido si llueve o hace mucho sol. Lo importante es disfrutarlo y tener sentidos para poder hacerlo.

[09:55] El estar vivo es algo que no tiene precio. Vive cada día intensamente porque no sabes si habrá un mañana. Vive cada día al tope porque no sabes lo que va a ocurrir después. Esta es mi experiencia de vida.

[10:10] Esto pasó hace aproximadamente 12 años, ahora vivo en México felizmente con mi familia, en lo que se llama la Riviera Maya. Disfrutamos el sol, la playa, la arena, la lluvia. Disfrutamos de la vida. Es algo que no tiene precio.

[10:29] Nunca te rindas. ¡Jamás, jamás, jamás te rindas!

[10:35] Eso es todo por hoy. Gracias por escuchar y nos vemos pronto.

[10:41] If you enjoy this podcast and want to support us, become a premium subscriber at icanspeakspanish.com. As a premium subscriber, you get access to additional episodes, full transcripts of every episode, and other tools to help accelerate your learning.

[11:04] If you liked this story, please share it with others. Also, we love to hear from our listeners, so feel free to email us any feedback you have at [email protected] We personally read every single piece of feedback. Thanks for sharing a part of your day with us and see you again soon.

Series Navigation10b. (1/2) ¡Jamás te rindas! (Line by Line Breakdown) >>

You've finished this episode. How useful was it for you?

We're sorry that this episode wasn't useful for you.

How can we improve it?

close
🔔 Get notified when we release new episodes.