20a. Del Caos al Orden (From Chaos to Order)

January 10, 2021

In this episode, Fernanda from Colombia shares a story about how she overcame being one of the most disorganized people and how being organized has improved her quality of life.

A full transcript of this episode is available at https://icanspeakspanish.com/20a-del-caos-al-orden-from-chaos-to-order/

Welcome to I Can Speak Spanish. This episode is completely free.

Reminder: Members get access to additional episodes, full transcripts, and note taking. Here are a just a few of the episodes you’re missing out on by not being a member:

[00:00] Welcome to the icanspeakspanish.com podcast. If you’ve ever wanted to be more confident when speaking Spanish, this is the podcast for you.

[00:09] Each episode consists of two parts. In the first part, we bring you interesting stories from Spanish speakers all over the world to improve your listening. In the second part, we break down each line from the story in English, give you time to say the line out loud in Spanish, and then tell you the correct response for the line, so you can build your vocabulary, improve your pronunciation, and practice your speaking.

[00:34] We offer full transcripts of our episodes at icanspeakspanish.com. For access to additional episodes and other tools to help accelerate your learning, become a premium subscriber today.

[00:55] Bienvenidos al episodio de hoy “Del Caos al Orden”. Yo soy Fernanda Barrera. El tipo de español que usaré en este episodio es español de Latinoamérica, y mi español es de Colombia. En este episodio, voy a contarles cómo fue mi proceso de conversión de la niña más desordenada a toda una profesional de la organización, o como yo le llamo, tener el bicho psicorrígido. ¡Vamos a empezar!

[01:23] Cada vez que mi mamá se reunía con una amiga suya o recibía una llamada, siempre la escuchaba decir “Luisa es tan buena niña, es obediente, responsable, buena estudiante… lo único es que es ¡tan desordenada!” Y recuerdo que sí, la única cantaleta que recibía a diario era la de recoger la ropa en el suelo, tender mi cama, ordenar mi closet, y no dejar todo tirado por ahí, etc. El desorden siempre fue algo con lo que tuve que lidiar la gran parte de mi vida.

[01:56] Y es que, ¿qué adolescente no lo deja todo regado por ahí?

[02:01] Desde muy pequeña tuve mi propia habitación, y mi madre, en su intento de enseñarme el valor de la responsabilidad, me dio una única tarea, ordenar mi habitación. Suena poco, pero ordenar mi habitación incluía hacer toda la limpieza general y la limpieza del baño, cambiar las sábanas de la cama, tenderla cada día, y mi parte menos favorita de todas, doblar la ropa.

[02:29] Cada mueble en el hogar tiene un propósito y utilidad. La cama es para dormir, el escritorio es para estudiar, el closet es para guardar cosas, y así sucesivamente. Es lógico, ¿no? Bueno, para un adolescente no lo es tanto. En mi caso particular, -y estoy segura que en el de muchos otros- la cama era para dormir, comer, estudiar y “guardar” los útiles del colegio por debajo de ella. Mi closet era en realidad mi escritorio, toda la ropa limpia iba encima y la sucia debajo, y en el closet real, la ropa que quedaba ni siquiera estaba doblada.

[03:09] El tiempo pasó, yo crecí y conmigo mis malos hábitos, y después de vivir cinco años sola y de tener los platos sucios en la cocina acumulados por una semana entera, tuve una experiencia que cambió mi vida. Me fui del país a convivir con dos familias norteamericanas, vivía en sus casas, y aunque tenía mi propia habitación y era tratada como un miembro más de la familia, sabía que no era mi casa y que allí no podía hacer lo que quisiera. No podía no lavar un plato, o dejar mi ropa tirada en la sala, o contratar una empleada para que limpiara por mí. Así que sin darme cuenta, comencé a cambiar mis hábitos y poco a poco el orden fue llegando a mí.

[03:54] Entendí principios básicos del orden, como que cada objeto que poseemos tiene un lugar en un espacio, y ese lugar tiene una lógica. También que no se trata de tener pocas cosas para mantener el orden, sino de tener solo las cosas que realmente – uno, Necesitamos, dos, Amamos y tres, Utilizamos frecuentemente.

[04:17] Me habitué a que cuando llego a mi espacio guardo mis cosas en el momento en que llego, no después, es decir, cuando me quito el reloj no lo tiro en cualquier parte, sino que lo coloco inmediatamente en su lugar, lo mismo con los zapatos, el bolso, las gafas y demás. Otro cambio radical, fue que me acostumbré a lavar esa cuchara que usé para echarle el azúcar al café, el plato que usé para el desayuno, la licuadora que ensucié haciéndome un batido, justo después de usarlo. Me di cuenta que da “menos pereza” lavar cuatro platos en el momento del día que sea, que una pila entera acumulada durante todo el día.

[04:58] Finalmente, el orden y yo hicimos las paces y aprendimos a vivir haciéndonos la vida más amena, armónica, sencilla, y feliz. Ser ordenado, para mí, es un símbolo de amor propio, de cuidado personal. Todo en la vida está conectado, el afuera con el adentro, y tu exterior, el espacio que habitas, tu espacio íntimo y personal son un reflejo de tu interior. Cuando ordenamos nuestro espacio, automáticamente se abren las puertas para que puedas ver con más claridad qué es eso que también debes ordenar en tu espacio mental y emocional.

[05:35] A medida que iba implementando estos nuevos y mejores hábitos, también comenzó a brotar en mí una personalidad que no conocía, la de una mujer obsesionada con el orden y la perfección. Digamos que esta personalidad me ha llevado a los extremos, tanto así, que incluso le creé un nombre para referirme a ella cuando aflora “el bicho psicorrígido”. Así que cuando me entran las ganas de ordenar, simplemente digo que me picó un bichito que hace que quiera organizarlo todo.

[06:04] Junto con el concepto de orden, llegó a mi vida otro concepto que amo y que hizo mi vida más simple y fácil, El minimalismo. Y contrario a lo que muchos entienden, minimalismo no significa tener lo mínimo o vivir con poco, sino, tener lo necesario y vivir con sencillez. Cuando nos llenamos de cosas que muchas veces compramos porque estaban en oferta, o porque en su momento me parecieron lindas o útiles, pero ya no lo son más, o cuando nos apegamos a objetos con valor sentimental, comenzamos a desarrollar un vicio terrible y es el de ser acumuladores.

[06:40] Un acumulador no se mide a sí mismo, no conoce de límites ni de balance, y mucho peor, no sabe lo que tiene ni para qué lo tiene. En la mayoría de los casos, ser acumulador es un signo de que hay un vacío emocional que se intenta llenar con objetos, y por eso mismo, a la hora de salir de ellos, les es tan difícil dejarlos ir. Los apegos emocionales se reflejan también en cuán apegados somos a nuestras cosas materiales, y ojo, no quiero decir que esté mal conservar objetos de valor sentimental, pero es muy importante aprender el desapego, ya que este nos enseña que todo lo que nos da felicidad verdadera lo encontramos en nosotros mismos y no en las cosas exteriores.

[07:23] El minimalismo nos permite tener plena conciencia de lo que tenemos y nos ayuda a valorar las cosas muchísimo más. Nos ayuda también, a desarrollar la claridad mental y a trabajar el desapego, ya que al acostumbrarnos a tener solo lo necesario, nos será más fácil identificar las cosas que no necesitamos y a dejarlas ir.

[07:46] Los buenos hábitos por lo general vienen en combo, cuando creemos que solo estamos trabajando uno, nos damos cuenta con el tiempo, que a su vez, estamos creciendo en otros aspectos. Ordenar el exterior me enseñó a ordenar mi interior. Y no quiero decir que mi mente, mis emociones y sensaciones sean más ordenas ahora, eso no pasa, pero lo que sí pasa es que se desarrolla una conciencia sobre nuestro interior. Los pensamientos y sentimientos por lo general son caóticos, llegan y se van cuando menos los esperamos, y aunque no podemos controlarlos, sí podemos entenderlos.

[08:25] Yo he aprendido a analizar mi interior, a meditar los ¿para qué? y los ¿por qué? de mis pensamientos y emociones. Cuando desarrollamos ese sentido del orden, así mismo podemos ver en medio del caos, qué es eso que sirve y qué no, y podemos llevarlos de un lugar al otro. Por ejemplo, si un sentimiento de rabia o incomodidad está llegando una y otra vez a nuestra vida, al tomarnos el tiempo para “poner” ese sentimiento en el lugar que le corresponde, aprendemos que primero, la rabia no es un sentimiento malo del cual nos tengamos que deshacer, simplemente es un sentimiento mensajero que está apuntando nuestra atención a algo que necesitamos trabajar o entender. Y segundo, si después de meditarlo desciframos ese mensaje y entendemos, por ejemplo, que la rabia que sentía me estaba mostrando que lo que debo trabajar para alcanzar mi paz interior, es tener compasión y comprensión con el otro o conmigo mismo, entonces ya podemos darle orden a ese sentimiento que estaba revoloteando en nuestra cabeza, simplemente porque no sabía cómo ser comprendido.

[09:36] Tener una rutina diaria, tener claras las cosas importantes y prioritarias en nuestro que hacer nos ayudan a mantener no solo el orden, sino también el balance en nuestra vida. Permitirnos también un poco de caos es muy necesario, porque en el caos están esas señales, esos mensajes del universo que nos llaman a hacer un cambio. Yo los invito a que se tomen un momento para mirar a su alrededor y observar todas sus pertenencias. Luego cierren los ojos y observen todos sus pensamientos, sin juzgarlos o sin categorizarlos de bueno o malo, simplemente observen cuantas cosas hay ahí, cuántas de ellas los hacen felices, cuántas les generan una sensación de estrés o agobio, cuántas cosas son necesarias e indispensables, y cuántas otras sobran o incluso se ven mal.

[10:30] Nuestra vida se desarrolla en el espacio que habitamos y está en nosotros la clave para tener una vida llena de armonía y de cosas lindas a nuestro alrededor. Hagamos las paces con el caos y abrámosle la puerta a la posibilidad de una vida en donde todo lo que tenemos nos sirve con amor. Eso es todo por hoy. Gracias por escuchar y ¡nos vemos pronto!

[10:53] If you enjoy this podcast and want to support us, become a premium subscriber at icanspeakspanish.com. As a premium subscriber, you get access to additional episodes, full transcripts of every episode, and other tools to help accelerate your learning.

[11:17] If you liked this story, please share it with others. Also, we love to hear from our listeners, so feel free to email us any feedback you have at [email protected] We personally read every single piece of feedback. Thanks for sharing a part of your day with us and see you again soon.

Series Navigation20b. (1/2) Del Caos al Orden (Line by Line Breakdown) >>

You've finished this episode. How useful was it for you?

We're sorry that this episode wasn't useful for you.

How can we improve it?

close
🔔 Get notified when we release new episodes.