53a. El Rescate de Kali (Kali’s Rescue)

November 28, 2021

In this episode, Leisha from Venezuela shares her beautiful story about rescuing a little dog from the street.

A full transcript of this episode is available at https://icanspeakspanish.com/53a-el-rescate-de-kali-kalis-rescue/

Welcome to I Can Speak Spanish. This episode is completely free.

Reminder: Members get access to additional episodes, full transcripts, and note taking. Here are a just a few of the episodes you’re missing out on by not being a member:

[00:00] Welcome to the icanspeakspanish.com podcast. If you’ve ever wanted to be more confident when speaking Spanish, this is the podcast for you.

[00:09] Each episode consists of two parts. In the first part, we bring you interesting stories from Spanish speakers all over the world to improve your listening. In the second part, we break down each line from the story in English, give you time to say the line out loud in Spanish, and then tell you the correct response for the line, so you can build your vocabulary, improve your pronunciation, and practice your speaking.

[00:34] We offer full transcripts of our episodes at icanspeakspanish.com. For access to additional episodes and other tools to help accelerate your learning, become a premium subscriber today.

[00:55] Bienvenidos al episodio de hoy “El rescate de Kali”.

[01:00] Mi nombre es Leisha Medina y usaré español neutro latino durante mi historia. Hablo español de Venezuela. En este episodio compartiré mi experiencia en el rescate de una perrita llamada Kali, la cual vivía en las calles y fue atropellada una noche silenciosa. Vamos a empezar.

[01:24] Soy amante de los animales y proteccionista. Una vez me sentí sola y compré un perrito pinscher. Pero seguido de eso, desde hace diez años la vida me ha puesto frente a mí oportunidades con rostro de sufrimiento, he rescatado de la calle uno a uno, gatitos a su suerte, heridos la mayoría por enfermedades o heridos de vivir en las duras calles. Sin embargo, sus heridas eran menores y tratables, y con el tiempo, les fui dando amor y cobijo en mi hogar.

[02:05] Hace un mes, un miércoles de medianoche, había mucho silencio en mi calle y de repente, escuché un golpe seco seguido de un alarido.

[02:18] Era un perro llorando de dolor. Me asomé a la ventana de mi departamento de inmediato para ver lo que había pasado y vi al conductor bajarse del auto para verificar el golpe en su parachoques. No se preocupó por los alaridos a su alrededor, y con aire nervioso, se subió de nuevo al auto y se marchó. Corrí a buscar a mi esposo, que también escuchó los alaridos, y decidimos bajar de inmediato.

[02:49] Vivimos en un edificio en el piso 12 y a pesar de la altura, fue gracias al silencio de la noche que pudimos ambos escuchar el accidente.

[03:01] Tomamos un paño y una manta y bajamos en pijamas a la calle. Caminamos por el área del accidente buscando el rastro del animal. Caminamos más allá y no lo encontramos. Pensamos “Tal vez alguien ya lo ayudó” “Tal vez el conductor se lo llevó para atenderlo”.Quisimos pensar que así pudo haber sido. Que era grande el corazón de quien hubiera hecho eso por aquel animalito.

[03:33] Ya regresando nuestros pasos al edificio, pensé en buscar por el lado contrario. No había luz por esa parte, y yo, que uso lentes, tengo mucha dificultad para distinguir en la oscuridad.

[03:47] Caminé un poco más allá, y pronto, vi arrimada en una cuneta la silueta de un oscuro animal. Dije “¡ahí está! ¡ahí está en la cuneta!.”

[04:00] Corrimos a ella y la encontramos arrastrándose con dificultad, con sus patas delanteras, sin poder subirse a la cuneta. Estaba babeando por el shock del golpe que había recibido. Era una hembra color negro azabache. No podía mover sus patas traseras.

[04:21] Con mucho miedo, la envolvimos y la cargamos corriendo hasta el edificio. Habían otros perros callejeros, nos ladraban como diciendo “¡déjenla, no le hagan daño! ¡suéltenla! ¡es nuestra compañera!”.

[04:38] Pudimos entender la alarma, la desconfianza y el miedo después de semejante maltrato de un conductor sin conciencia ni escrúpulos. Dijimos “no te preocupes, vamos a ayudarla, no le haremos daño”.

[04:54] Corrimos a casa y ante la mirada atónita de los gatos que han convivido junto a mí, atravesé la sala de la casa con una perra grande y desconocida. Todos miraban con preocupación “¿quién sería esa extraña?”.

[05:11] Corrimos con apuro a una habitación que estaba vacía y en reforma, y la acostamos en una base de cartón y cobijas.

[05:20] Con urgencia escribí a un grupo de animalistas pidiendo auxilio, solicitando que me facilitara alguien el número de algún centro de emergencia que pudiera recibirme en la madrugada. Por suerte, había uno.

[05:35] Rápidamente tomé todos mis ahorros y bajamos con la perrita al auto un auto Toyota-Corolla del 95, con problemas de recalentamiento y sin amortiguadores. No nos importó el riesgo, más preocupados estábamos por la situación.

[05:54] Sin saber bien la dirección. Fuimos guiados por GPS a la clínica veterinaria. Casualmente quedaba a 1 calle de donde me gradué de secundaria hace ya 15 años, así que me alegré de reconocer las calles en donde alguna vez transité con mi uniforme y mis pocas ganas de estudiar.

[06:17] Llegamos al lugar y llamé por teléfono para que los médicos me ayudaran a transportar adentro a la perrita, además de delicada, por ser horas de madrugada, era muy peligroso deambular por allí.

[06:33] Inmediatamente la llevaron a la sala de revisión y nos dijeron que esperáramos.

[06:40] Pasaron 20 eternos minutos y nos dijeron finalmente que ya habían sacado radiografías. Todo su cuerpo estaba bien, a excepción de sus dos patas traseras.Una de ellas tuvo una horrible fractura en el fémur y su rodilla se desprendió de la tibia. La otra pata tenía raspones y heridas, pero ninguna fractura.

[07:07] Con el dinero que llevé. Sólo me alcanzó para su examen de sangre y algunas medicinas, pero me quedé sin nada. El doctor dijo que en menos de 15 días debíamos operarla de su fractura o su pata nunca la volvería a usar.

[07:28] La montamos en el auto y nos fuimos a casa, y ante el dolor y el miedo que estaba viviendo, me acosté en el suelo con ella y la abracé para que se pudiera dormir.

[07:41] Fueron días muy duros, no podía levantarse por sí misma ni hacer ninguna de sus necesidades de pie. Yo la ayudaba en todo y no dejé su lado ni un segundo.

[07:55] Comencé a buscar números de doctores, traumatólogos y presupuestos para su operación, pero uno era más costoso que el otro.

[08:05] Se me ocurrió una idea; soy conocida en Internet, así que entonces decidí usar las redes sociales y pedir ayuda con donaciones, medicinas, materiales, información y hasta compartiendo la noticia de la operación de Kali en todos los medios posibles. Muchas personas apoyaron de muchas formas, algunos donaron periódicos, otros ayudaron con comida, otros dieron dinero y otros simplemente dieron su apoyo a través de una oración. Al cabo de 5 días pude reunir las medicinas y el dinero suficiente para su operación.

[08:51] Luego de mucho buscar, encontré una doctora con mucha experiencia en estas fracturas por atropello y con un precio bastante accesible.

[09:01] Se hizo la cita para su operación y la dejamos en sus manos. La doctora nos escribió y nos envió una foto de Kali al haber despertado de su anestesia y nos dijo que la operación duró dos horas y fue algo complicada, pero todo salió bien. Además, nos dijo que Kali pasaría la noche allí hospitalizada. Ese día no pudimos dormir de solo pensar en su dolor y soledad, en esa fría clínica, sin su cobija y sin nosotros.

[09:39] Al día siguiente despertamos y esperamos a que la doctora nos dijera que ya estaba lista para irse. El dichoso mensaje llegó y fuimos a buscarla de inmediato. Era de mediodía.

[09:53] Muy ansiosos llegamos al lugar y esperamos a que la doctora nos indicara por dónde pasar. Ahí estaba, mirando el suelo triste y deprimida. La doctora dijo que no quería comer. La llamamos por su nuevo nombre “Kali” la que venció a la muerte, negra, fuerte y hermosa.

[10:15] Al escucharnos, su semblante cambió, su cola empezó a moverse y la besamos y abrazamos al ver que su tristeza era porque pensaba que no volvería a vernos. Le llevé algo de comer y lo devoró enseguida. Le dimos las gracias a la doctora y con mucha emoción la montamos de nuevo en el auto rumbo a casa. Ahora, su nueva casa. Le dijimos “Bienvenida a Kali, a tu nuevo hogar.”

[10:48] Eso es todo por hoy. Gracias por escuchar y nos vemos pronto.

[11:02] If you enjoy this podcast and want to support us, become a premium subscriber at icanspeakspanish.com. As a premium subscriber, you get access to additional episodes, full transcripts of every episode, and other tools to help accelerate your learning.

[11:18] If you liked this story, please share it with others. Also, we love to hear from our listeners, so feel free to email us any feedback you have at [email protected] We personally read every single piece of feedback. Thanks for sharing a part of your day with us and see you again soon.

Series Navigation53b. (1/2) El Rescate de Kali (Line by Line Breakdown) >>

You've finished this episode. How useful was it for you?

We're sorry that this episode wasn't useful for you.

How can we improve it?

close
🔔 Get notified when we release new episodes.