85a. Bodhgaya, la paz en medio del caos (Bodhgaya, peace in the middle of chaos)

October 2, 2022

In this episode, Adriana from Mexico shares a story about her adventures in the city where Buddha was enlightened.

A full transcript of this episode is available at https://icanspeakspanish.com/85a-bodhgaya-la-paz-en-medio-del-caos-bodhgaya-peace-in-the-middle-of-chaos/

Welcome to I Can Speak Spanish. This episode is completely free.

Reminder: Members get access to additional episodes, full transcripts, and note taking. Here are a just a few of the episodes you’re missing out on by not being a member:

[00:00] Welcome to the icanspeakspanish.com podcast. If you’ve ever wanted to be more confident when speaking Spanish, this is the podcast for you.

[00:09] Each episode consists of two parts. In the first part, we bring you interesting stories from Spanish speakers all over the world to improve your listening. In the second part, we break down each line from the story in English, give you time to say the line out loud in Spanish, and then tell you the correct response for the line, so you can build your vocabulary, improve your pronunciation, and practice your speaking.

[00:34] We offer full transcripts of our episodes at icanspeakspanish.com. For access to additional episodes and other tools to help accelerate your learning, become a premium subscriber today.

[00:55] Bienvenidos al episodio de hoy “Bodhgaya, la paz en medio del caos”. Mi nombre es Adriana Ríos Sarabia. En este episodio voy a narrar mis aventuras en la ciudad de Bodhgaya, en la India. Vamos a empezar.

[01:13] La ciudad de Bodhgaya en la India es una anomalía. Por qué digo que es una anomalía? Por muchos aspectos. Para empezar, porque es una ciudad 100 por ciento budista, en medio de un país que es básicamente hinduista y musulmán. Y también porque es una ciudad llena de paz, de silencio y relajación. El resto de las ciudades de la India que me tocó visitar, entre ellas Varanasi, Rishikesh y la capital Nueva Delhi, eran ciudades llenas de ruido, de tráfico, de transeúntes, de cláxones por todos lados. El llegar a la ciudad de Bodhgaya que quiere decir ciudad de Buda, esto es porque en esta ciudad el Buda se iluminó, uno puede sentir un ambiente completamente diferente al ambiente que se siente en el resto de la India. Como les decía, uno se encuentra en un ambiente de silencio, respeto y de paz. Uno se encuentra por todas partes a los monjes budistas con sus características túnicas amarillo con cedrón o con rojo. Y estos seres siempre son silenciosos, sonrientes y sobretodo muy respetuosos. Muy respetuosos del espacio vital del otro. Muy respetuosos de el sonido del volumen de voz. Y esto no sucede en el resto del país.

[02:50] Es una ciudad sumamente hermosa, ya que todos los países que profesan el budismo como religión principal o como de una de las principales de cada país, ha erigido un templo en esta ciudad. Así pues, uno puede visitar el templo budista tailandés que es precioso, el templo budista japonés, el templo budista chino, etcétera, etcétera, etcétera. Es decir, que cada país en donde se profesa el budismo de manera importante tendrá una representación del templo. Allí, cada uno de estos templos tiene un toque y una arquitectura especial, característica de cada uno de los países que donó este templo. Y también se encuentra ahí un templo muy especial alrededor del árbol, en donde se dice que se iluminó el Buda. Se dice que el Buda se sentó a meditar durante mucho tiempo. La verdad, no recuerdo cuánto tiempo fue, pero me imagino que han de haber sido aproximadamente unos cuarenta días. Y no fue hasta que cayó una hoja de este árbol sobre su cabeza que el Buda terminó de meditar y por lo tanto se iluminó. Este lugar es un lugar muy especial en donde se puede sentir el misticismo y la paz y la relajación que pudo haber sentido Buda en esos momentos. Como pueden imaginarse, todos los turistas están cazando la caída de alguna de las hojas que están ahí para poder llevarla como souvenir espiritual. El grupo con el que yo estaba viajando, que era un grupo de 15 personas yoguis y yoguinis, todos nos alojamos en un centro de retiro budista en donde no se cobraba la entrada o se cobraba algo voluntario y significativo, y a cambio uno tenía que hacer ciertas tareas para poder quedarse ahí.

[05:05] Pueden imaginarse que el ambiente era totalmente silencioso y pacífico. La comida era absolutamente deliciosa, ya que en este tipo de centros de retiro se les encomienda la labor de la cocina a las personas que tienen mayor tiempo de meditación. Se dice que es una gran responsabilidad el alimentar a un grupo, por lo tanto, quien tenga mayor paz y mayor relajación podrá hacer una comida más nutritiva y deliciosa para toda la Sangha. Sangha es el nombre que los budistas dan al grupo que se reúne para meditar o compartir las enseñanzas de Buda. Y realmente les puedo decir que estoy segura que los cocinan, al menos, los que trabajaban en ese lugar, tenían un gran nivel espiritual, ya que la comida era absolutamente deliciosa.

[06:03] Nosotros como grupo nos dedicamos a visitar cada uno de los templos y en esta ocasión quisiera relatar la experiencia más especial que me tocó en uno de ellos. Me parece que fue el templo budista japonés. Era un templo bastante grande, sobretodo muy largo, en donde cabían muchas personas para sentarse a meditar. Cuando llegamos íbamos solamente una de mis compañeras de viaje y yo. El templo estaba completamente vacío. Era temprano por la mañana y decidimos aprovechar ese vacío y ese silencio para sentarnos a meditar un momento. Así que lo hicimos en completo silencio y de pronto empezamos a escuchar algunos pasos de personas que entraban realmente a mi percepción auditiva. Habían entrado unas 5 o 6 personas. Después de algunos minutos de estar meditando, empecé a escuchar un canto casi celestial al unísono de unas 20 o 30 vocecitas de niños de unos 5 a unos 7 años de edad. Cuando abrí los ojos, mi sorpresa fue esa. El escuchar y el ver a unos 50 niños a mi alrededor que estaban emitiendo ese hermoso canto fue una sorpresa y una sensación inolvidable, ya que los niños fueron sumamente silenciosos al entrar. Uno no podía haber imaginado por los pasos que uno sintió ahí, que habían entrado cincuenta niños en completo silencio. Se sentaron, ya que cuando estaban cantando estaban sentados y empezaron a emitir este canto. Fue una experiencia casi mística, podría yo decir. El resto del día nos dedicamos a visitar los otros templos que eran de una magnífica belleza. En especial, recuerdo el templo budista tailandés que tenía las formas características garigoleadas de la arquitectura tailandesa. El Buda que estaba ahí era un Buda dorado, muy parecido y acostado, muy parecido al de un famoso templo en Tailandia, en donde se encuentra el Buda más grande del mundo, que es un Buda dorado y acostado.

[08:53] Y así fuimos visitando todos los templos que cada uno tenía una característica especial. Cuando terminamos nuestro recorrido por los templos, nos recibieron los monjes y los practicantes budistas en nuestro centro de retiro con una deliciosa comida al estilo indio. Era un curry, solamente que menos especiado que el resto de los curry en la India, ya que la comida muy condimentada se dice en el budismo que despierta la mente hacia pasiones más bajas. Entonces digamos que era un curry mediano con un postre de chocolate que estaba realmente delicioso. Nos invitaron con la sangha a meditar un rato, lo cual hicimos y finalmente nos recluimos en nuestras habitaciones en total silencio, ya que era una medida que se pedía dentro del centro que no se hablara o que se hablara en volumen muy bajo para no molestar a quienes estaban haciendo sus prácticas de meditación. Puedo decir que los días que pasamos en esta ciudad de Bodhgaya fueron realmente un oasis de paz, un oasis de relajación, de silencio, de incluso luz a comparación al resto de lo que vivimos en la India, en donde no por ser menos hermoso. Sí, tenía un componente de caos, de ruido y de una cierta violencia visual. Puedo sentirme muy agradecida de haber visitado esta ciudad budista que se llama Bodhgaya. Eso es todo por hoy. Gracias por escuchar. Y nos vemos muy pronto.

[11:03] If you enjoy this podcast and want to support us, become a premium subscriber at icanspeakspanish.com. As a premium subscriber, you get access to additional episodes, full transcripts of every episode, and other tools to help accelerate your learning.

[11:20] If you liked this story, please share it with others. Also, we love to hear from our listeners, so feel free to email us any feedback you have at [email protected] We personally read every single piece of feedback. Thanks for sharing a part of your day with us and see you again soon.

Series Navigation85b. (1/2) Bodhgaya, la paz en medio del caos (Line by Line Breakdown) >>

You've finished this episode. How useful was it for you?

We're sorry that this episode wasn't useful for you.

How can we improve it?

close
🔔 Get notified when we release new episodes.