94a. Mis cuatro sucesos paranormales (My four paranormal events)

December 25, 2022
This episode is part 1 of 3 in the Episode 94 Series

In this episode, Hazel from Venezuela shares a story about four unexplainable events that happened to her.

A full transcript of this episode is available at https://icanspeakspanish.com/94a-mis-cuatro-sucesos-paranormales-my-four-paranormal-events/

Welcome to I Can Speak Spanish. This episode is completely free.

Reminder: Members get access to additional episodes, full transcripts, and note taking. Here are a just a few of the episodes you’re missing out on by not being a member:

[00:00] Welcome to the icanspeakspanish.com podcast. If you’ve ever wanted to be more confident when speaking Spanish, this is the podcast for you.

[00:09] Each episode consists of two parts. In the first part, we bring you interesting stories from Spanish speakers all over the world to improve your listening. In the second part, we break down each line from the story in English, give you time to say the line out loud in Spanish, and then tell you the correct response for the line, so you can build your vocabulary, improve your pronunciation, and practice your speaking.

[00:34] We offer full transcripts of our episodes at icanspeakspanish.com. For access to additional episodes and other tools to help accelerate your learning, become a premium subscriber today.

[00:55] Bienvenidos al episodio de hoy “Mis cuatro sucesos paranormales”.

[01:01] Mi nombre es Hazel Pinto.

[01:04] Estaré utilizando español, de Latinoamérica, de Venezuela. En este episodio hablaremos de cuatro momentos que he vivido y que no puedo explicar con razones lógicas. Cosas que son del más allá. Estas historias, como dije antes, no las puedo explicar. Las cuento de menor a mayor impacto para mí. No son en orden cronológico.

[01:33] En mi etapa escolar de Educación Media pasaba poco tiempo en mi casa, ya que la mayoría del tiempo estaba practicando música. Mi mejor amiga, quien vivía justo al lado de mi casa, también estudiaba en mi mismo colegio. Éramos muy unidas, pero ya no le dedicaba tanto tiempo como antes; nuestras casas estaban divididas por una pequeña frontera que no pasaba de un metro de altura. Es decir, que de una casa se podía ver hacia la otra. Usualmente nos comunicábamos desde ahí cuando no podíamos visitarnos. Pues estábamos muy cerca.

[02:18] Uno de esos días, mi amiga me estaba llamando en esa frontera y comienza a llamarme por mi nombre, pero dice (cuando sale mi mamá después de tanta insistencia) -Tu hija no me contesta ¿está molesta conmigo?- mi mamá le contesta -Mi hija no está, está practicando música- y mi amiga le dice – La acabo de ver pasar y me ignoró por completo, a lo que mi mamá le contesta – No sé qué habrás visto, pero mi hija no se encuentra en la casa-. Esa fue la primera vez que viví algo paranormal relacionado conmigo.

[03:01] La segunda de mis historias sucedió mucho tiempo después de haber dejado la casa de mi madre. Ya vivía prácticamente sola, vivía con mi hermana mayor, pero usualmente no estaba en casa; justo ese día, en el baño de mi casa pasó algo que me dejó sin palabras. Había muchos problemas con la electricidad de mi país. Generalmente fallaba la electricidad por horas. Al día siguiente de esa noche que voy a contar, tenía algo muy importante, ya que debía entregar un trabajo primordial para aprobar una asignatura en mi universidad. Sin embargo, pasé la noche sola, pues mi hermana no se quedó en casa.

[03:50] La electricidad falló una vez más. No hubo electricidad en toda la noche. Hubo un aguacero terriblemente fuerte, tan fuerte que el agua comenzaba a entrar por las ventanas de la casa y lugares susceptibles. Yo me despierto y en el momento trato de ver qué hora es, ya que, como dije antes, tenía una asignación muy importante y de ninguna manera debía llegar tarde. Tomo mi teléfono e intento ver la hora. En el intento mi teléfono cae en el inodoro y se moja por completo. Lo saco de la forma más rápida que puedo, pero me doy cuenta que el agua ha dañado casi todo su sistema. La pantalla no muestra ningún dato. En el momento no le di mayor importancia, ya que solo necesitaba ver la hora entonces dije -Si no puedo ver la hora, voy a bañarme y a vestirme para irme lo más pronto posible a mi clase-.

[04:55] Salgo a buscar el resto de cosas que necesito para continuar con mi baño. Cuando entro por segunda vez al baño, a pesar de que no había electricidad, había una claridad. Esa claridad que hay en la noche y que te hace ver a pesar de la oscuridad, esa claridad que es producto de la luna o de las estrellas tal vez, en donde tus ojos están tan acostumbrados a la oscuridad por tantas horas que puedes ver oscuro, tenue, pero puedes ver.

[05:28] Bueno, en ese momento que entro al baño pareció que esa pequeña luz nocturna desapareció por completo. Pareció que alguien detrás de mí cerró la puerta y sé que hasta ese momento no había sentido ni un poco de miedo. Simplemente estaba asumiendo la situación, pero, cuando sentí que la puerta se cerró detrás de mí, pensé que pasaría lo peor o que alguien estaba en mi casa. Sin embargo, me percaté de que la puerta no había sido cerrada, el baño simplemente se oscureció y un escalofrío me recorrió toda la espalda desde el centro de la espalda hasta la cabeza, desde el centro de la espalda hasta los pies, como si algo que no pudiese ver ni tocar estuviese acariciando mi espalda de forma maligna.

[06:24] Me bañé lo más rápido que pude, pensando en otras cosas porque no quería arriesgarme a sentir miedo. Sin embargo, no controlaba lo que estaba pasando. Salí del baño, me vestí y me fui a clase. Al llegar a mi destino me percaté de que faltaba al menos una hora para el amanecer. Según el recorrido, la hora del suceso fue aproximadamente a las 3 de la mañana. Aún no sé si fue producto de la casualidad o la coincidencia.

[06:58] Mi tercer relato de suceso paranormal sucedió tiempo atrás en el pasado. Sí, todavía vivía con mi madre. Mi madre profesaba una religión y a pesar de que yo estaba perdiendo el interés en esa religión, la acompañaba a su ceremonia para evitar conflictos, pero lo hacía con una disposición neutra. Mis dos hermanas casi no estaban en la casa tampoco. La seguridad en casa de mi madre no era demasiado buena. De hecho, la puerta que daba de la calle hacia el interior de la casa, sólo se podía abrir desde arriba, metiendo la mano por un agujero y quitando el seguro que estaba en el interior de la casa. O era esa opción o era que alguien nos abriera la puerta desde adentro, quitando este seguro. Y aquella noche al llegar de la ceremonia, tocamos la puerta con fuerza, esperando que alguna de mis hermanas pudiese abrirnos desde adentro.

[08:06] Tocamos la puerta una vez, dos veces, y a la tercera nos abrieron la puerta, tanto mi madre como yo vimos la mano que nos abrió, sonó con fuerza, de un solo golpe aquella puerta metálica fue despojada de su seguro. Entramos a la casa y saludamos – ¡Buenas noches! – cuando nos percatamos, ninguna de mis hermanas estaba en el interior de la casa. La casa estaba completamente vacía. Yo no sabía qué pensar. Mi corazón latía muy rápido y le digo a mi madre -No sé qué pasó-, A lo que ella contestó -Son demonios, hija, son demonios-.

[08:51] La última parte de mi relato ocurrió en el sitio en donde practicaba música. Era un sitio de tamaño mediano, donde había mucha gente, pero la mayoría de ellos aproximadamente a las 5 de la tarde ya no se encontraban en el lugar. Solamente se quedaban las personas del coro que estaban hasta las 8:30 de la noche en aquel entonces. Yo pertenecía al coro y había un montaje coral muy grande de la Octava Sinfonía de Mahler, el montaje era complicado. Llevaba muchas voces, por lo cual dividían el coro en varias partes. Al momento de hacer la división de voces femeninas y masculinas para ensayar de forma más productiva, indican que los hombres deben quedarse en el primer piso y las chicas al segundo piso. El edificio contaba con planta baja, piso 1 y piso 2. Yo, justo al momento de la separación, decido ir al baño. El baño quedaba en el piso 1, sí, donde iban a ensayar los caballeros. Fuí al baño lo más rápido que pude y tomé las escaleras para ir al segundo piso. Al final de la escalera había un pasillo largo que daba a un salón más grande, el cual era el salón principal de ensayos. Ese salón tenía dos entradas, una al final del primer pasillo y la otra en el segundo pasillo que se construía al cruzar a la derecha, sin más salidas que la puerta 1 y 2. Además de eso, en el piso habían dos salones más en los cuales se dictaban clases.

[10:46] Bueno, al terminar de subir las escaleras y encontrarme en el pasillo, me saluda una chica muy sonriente, con cabello largo de color negro, con ropa blanca que cubría todo su cuerpo. No podría describir su rostro sólo puedo decir que era un rostro humano común y corriente y muy sonriente. Me saludaba como si tuviese tiempo sin verme y me quisiera mucho. A pesar de no haber reconocido el rostro como una de mis compañeras, pensé en cuestión de segundos -Claro, como este montaje es tan grande y nos pagan hospedaje y comida, empieza a llegar gente de todas partes que no solía venir con regularidad a los ensayos-. Simplemente le devolví el saludo y asumí que el ensayo sería en el salón grande al final del pasillo.

[11:46] Ella cruza hacia la derecha, sí, hacia el segundo pasillo. Camino hasta la primera puerta y me doy cuenta de que está cerrada, -no hay problema-, cruzo a la derecha también para buscar la segunda puerta. Al llegar a la segunda puerta, cuando intento abrirla, está completamente cerrada con seguros y se nota que la luz del salón grande de ensayos está apagada. No hay nadie. El ensayo no era allí, sino en dos salones que estaban más cerca de las escaleras. La chica que me saludó no estaba por ninguna parte. Se esfumó y es tan real el recuerdo en mi mente, que aún a día de hoy, a más de cinco años de ese suceso, veo su rostro y veo cómo me saludaba. Yo había escuchado muchas historias de que en ese sitio sucedían cosas. Se movían las sillas, habían sonidos de noche, se escuchaban pasos. Sin embargo, no sé por qué justo a mí me sucedió ver a una persona y que en lugar de ver un rostro negativo, vi un rostro que me saludó como si me tuviera confianza. Solo sé que nada de lo que he contado a día de hoy lo he podido explicar. Simplemente sucedió.

[13:10] Esto es todo por hoy. Gracias por escuchar. ¡Nos vemos pronto!

[13:22] If you enjoy this podcast and want to support us, become a premium subscriber at icanspeakspanish.com. As a premium subscriber, you get access to additional episodes, full transcripts of every episode, and other tools to help accelerate your learning.

[13:39] If you liked this story, please share it with others. Also, we love to hear from our listeners, so feel free to email us any feedback you have at [email protected] We personally read every single piece of feedback. Thanks for sharing a part of your day with us and see you again soon.

Series Navigation94b. (1/2) Mis cuatro sucesos paranormales (Line by Line Breakdown) >>

You've finished this episode. How useful was it for you?

We're sorry that this episode wasn't useful for you.

How can we improve it?

close
🔔 Get notified when we release new episodes.